Es la peña más animada del Estadio de Riazor y con sus canciones, banderas y demás actos consigue tirar siempre del resto de la grada en todos los partidos. Joan Carrillo permanece al mando del conjunto almeriensista durante 10 partidos en los que no consigue ninguna victoria, tras lo cual es destituido, haciéndose cargo del equipo Miguel Rivera de manera interina hasta la llegada del nuevo entrenador; Néstor Gorosito, un viejo pretendido por el expresidente Alfonso García que no terminó en la U.D.