Millonarios se enfrentó paradójicamente con América de Cali en Bogotá esa tarde Millonarios ganó 3-1 pero ese resultado sólo le alcanzó para mantener su cupo en la Copa Libertadores ya qué Atlético Nacional que ocupaba el tercer lugar amenazaba la posibilidad de Millonarios de participar en el certamen internacional. En la final del certamen chocó contra Goiás, que se encontraba en una situación parecida; jugó la final habiendo descendido a la Serie B brasileña, algo inédito en la historia del fútbol sudamericano.